Una casa flexible para vivir y trabajar

Una casa flexible en la que fuera posible trabajar y residir es el objetivo del proyecto concebido por Nook en esta vivienda del Raval barcelonés. Se trata de una vivienda que ocupa toda la planta del edificio, más de 270 metros cuadrados, con una terraza de grandes dimensiones.

El estudio se encontró con una superficie compartimentada, en la que se sucedían habitaciones de diferentes tamaños desde la fachada principal, a pocos metros de la Rambla, hasta la terraza trasera, desde la que se divisan las cubiertas de La Boquería.

La propiedad había expresado su deseo de disponer de un espacio flexible, en el que fuera posible, por un lado, desarrollar su actividad profesional y, por otro, disponer de su espacio personal en el que además pudiera hospedar a familiares y amigos. Quería cambiar el uso de las diferentes estancias, priorizando su versatilidad.

La cocina es la única pieza de la casa con un papel definido y, por tanto, se convierte en el centro que articula todo el proyecto. Otra característica del proyecto es que toda la vivienda es en sí una gran biblioteca.

De este modo, se eliminaron pasillos y se construye en el centro del espacio la zona de servicio que incluye la cocina, los baños y una zona de almacenaje y otra de lavado. Queda de esa forma un gran espacio que estructura mediante divisiones ligeras, practicables y transparentes que permiten percibir la totalidad de los espacios principales.

Las zonas orientadas a la fachada se plantearon como espacios diáfanos, susceptibles de ser divididos cuando fuera necesario. La zona que corresponde a la fachada interior recibió un tratamiento de loft, un espacio privado que incluye el dormitorio principal, baño, vestidor y zona de lectura y trabajo. Si fuera necesario, esta zona puede convertirse en dos dormitorios independientes.

Toda la vivienda se convierte en una gran librería gracias a la colocación de grandes estantes de madera que dan cabida a más de cuatro mil libros. Los estantes se integran con las vigas existentes para dar continuidad y remarcar el recorrido entre las dos fachadas.

El estante lineal, además, da solución a la zona de servicio de la vivienda.

El proyecto también contemplaba la recuperación de elementos constructivos como las mencionadas vigas de madera, los techos de bovedilla, los suelos hidráulicos o la carpintería original.

La elección de los nuevos materiales se hizo respetando los originales. El hormigón se utiliza como complemento del pavimento hidráulico y para las encimeras y lavabos. La madera para las estanterías y el acero para las divisiones y la zona de almacenaje de ropa.

En la terraza de casi 70 metros se restauraron las balaustradas y se crean diferentes superficies escalonadas, todas ellas utilizando como material la rasilla cerámica.

SI TE INTERESA COMPRAR ALGUNO DE LOS PRODUCTOS QUE APARECEN EN ESTE ARTICULO ENVIANOS UN EMAIL A HOLA@DECORAMUS.COM