No hay puntada sin hilo en las lámparas de LZF

Puntada a puntada se han construído esta colección de lámparas de LZF, bajo diseño del holandés Egbert-Jan Lam, de Burojet Design Studio.

La colección consta de cuatro piezas, todas ellas bautizadas con nombres de ciudades de Malí, país con una larga tradición artesana en bordados y costura.

Las lámparas, como es habitual en LZF, están realizadas en chapa de madera, lo que proporciona una iluminación cálida y acogedora, que crea un ambiente íntimo.

Las puntadas con las que se unen las piezas de madera le dan a las luminarias un toque bohemio, con hilos de luz que asoman a través de la estructura.

Los cuatro modelos difunden una belleza simple que se enaltece con esa costura precisa. Todas las lámparas se realizan a mano, uniendo artesalmente con costuras las diferentes piezas de madera de las que consta, como si se tratara de un proceso de confección tradicional.

 

LZF ha patentado un proceso de acabado de la madera, Timberlite, que le permite aportar resistencia y flexibilidad a la chapa, de modo que se puede doblar y moldear de infinitas maneras. Con este acabado, es posible usar chapas de 4 mm., que asegura el paso de la luz y sacar esos matices cálidos a la misma, dependiendo del tipo de madera.

La gama de colores se consigue mediante el uso de tintes vegetales: blanco, amarillo, naranja, rojo, azul, gris, turquesa, chocolate y rosa. Pero, si se prefiere, también puede optarse por los tonos naturales de la madera: haya o cerezo.

SI TE INTERESA COMPRAR ALGUNO DE LOS PRODUCTOS QUE APARECEN EN ESTE ARTICULO ENVIANOS UN EMAIL A HOLA@DECORAMUS.COM